alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Studio / julio 2017
Danielle Rines, Global Newsroom

Esto es lo que piensa Nina Dobrev durante una clase de Les Mills GRIT

Terminar un entrenamiento sintiendo que lo hiciste de maravilla es algo digno de celebrar. En esta ocasión, estamos celebrando a la integrante más reciente de la comunidad Les Mills de Reebok: la actriz Nina Dobrev.

Sus brazos y abdominales tonificados no aparecieron de la noche a la mañana; se los ganó con esfuerzo. 

Como la embajadora más reciente de Reebok y Les Mills, Dobrev está muy familiarizada con los sentimientos que experimentas durante entrenamientos tan rudos como el de una clase de Les Mills GRIT, un entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT).

"La satisfacción que sientes al terminar es muy distinta a la que sientes al salir de otras clases, porque es un trabajo que depende mucho de tu mente", comenta.

"Tienes que superar el límite de lo que crees poder hacer, y simplemente seguir adelante. La satisfacción es más profunda y empoderadora debido al aspecto mental, ¡y además sabes el bien que le estás haciendo a tu cuerpo!

Juntos, Dobrev, Reebok y Les Mills alientan a mujeres de todo el mundo a alimentar su pasión, energía y confianza en sí mismas a través del fitness; abogando por el mensaje intrínseco de autosuperación de Reebok y la firme misión de Les Mills de construir un planeta más atlético a través de sus planes de acondicionamiento físico.  

Dobrev nos contó todo lo que pasa por su cabeza cuando se somete a una agotadora clase de Les Mills GRIT (porque, así sea subconscientemente, todas pensamos lo mismo).

"Inscribirte en una clase te obliga a ser responsable", dice. "A veces, el hecho de rodearte de otras personas (más allá del entrenador) es lo que te impulsa, pues te ayuda a darte cuenta de que tú también puedes hacerlo. Hay muchas personas con las que puedes sentirte identificada a lo largo del entrenamiento".  

Además, en las clases no puedes simplemente "fingir" que entrenas. 

Intentar pasar desapercibidas nunca funciona, los descansos para tomar agua son pocos y muy espaciados, y no puedes salirte de la clase antes de que termine. El sentido de la responsabilidad y la comunidad de personas con la que te rodeas es lo que te impulsa a seguir adelante, y los resultados obtenidos te hacen seguir volviendo por más.

"Es engañoso al principio, porque el entrenamiento dura solo media hora, así que piensas: "Claro que puedo hacer cualquier cosa durante 30 minutos", cuenta Dobrev.   

El primer set siempre es el más duro, pues no estás segura de qué tan difíciles serán los ejercicios hasta que los has hecho todos una vez.  Cuando ya vas por la mitad del entrenamiento, empiezas a cuestionar los intervalos y piensas cosas como: "Estos tienen que haber sido más de 30 segundos" y, al final, te das cuenta de lo difícil que es la clase en realidad, y de lo feliz que estás por haberlo logrado". 

Todas hemos vivido los altos y bajos de un entrenamiento. Al tomar una clase de Les Mills, estás poniendo tus límites a prueba para ver qué tan lejos puedes llegar. Y es justo en esos momentos ya llegando al final de la clase, cuando te obligas a seguir adelante, que sacas la mejor versión de ti misma.

"Los ejercicios e intervalos se combinan para desafiarte a que hagas tu máximo esfuerzo, por lo que debes obligarte a superar tus límites", cuenta Dobrev. 

"Hay un ardor que sientes después de la clase. Antes, veías ese ardor como una señal de que ya debías dejar de entrenar, pero ahora lo sientes como un indicador que te impulsa a seguir adelante, pues sabes que así cambiarás tu estado físico y mental". 

A pesar de que creas que no estás compitiendo con tu grupo de entrenamiento, es este quien alimenta tu motivación. Es normal querer medir tus habilidades comparándote con el resto de la clase, y eso es parte de lo que te mantiene motivada y comprometida con el entrenamiento.

"Cuando hay más gente involucrada, debes comprometerte e ir a los entrenamientos".  

"Entrenar con tus amigas también alimenta un poco tu espíritu competitivo. Es divertido ser retada por otras personas, e incluso verlas ganar". 

¿Cuál es tu parte favorita de una clase de @LesMillsGRIT? ¡Escribe a @ReebokWomen y cuéntanos!

Studio / julio 2017
Danielle Rines, Global Newsroom
Etiquetas