alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Running / agosto 2017
Natalie Chladek, Global Newsroom

Tres técnicas de defensa personal para corredores

Entrenar para una carrera requiere un alto nivel de compromiso. Y esas largas sesiones de running pueden significar que correrás de madrugada o muy de noche sin compañía; situaciones que, a veces, podrían resultar peligrosas.

Sabemos que estás comprometido con tu entrenamiento, así que conversamos con Gershon Ben Keren, dueño e instructor principal de la academia Krav Maga Yashir de Boston, para saber qué debe hacer un corredor de llegar a encontrarse en una situación de riesgo.

El experto en defensa personal nos recomienda unas cuantas estrategias tácticas que podemos aplicar en caso de un ataque.

Su consejo más importante, sin embargo, es hacer lo posible por evitar encontrarnos en este tipo de situaciones. 

"Si eres corredor, tienes la opción de planificar la ruta que tomarás", dice.  "Averigua bien sobre las rutas que piensas tomar para evitar encontrarte en situaciones inseguras".

Averigua bien sobre las rutas que piensas tomar para evitar encontrarte en situaciones inseguras.

Sabemos lo fácil que es ponerte los audífonos y sumergirte de lleno en tu lista de reproducción, pero Ben Keren recalca lo importante que es estar atentos a nuestro entorno, especialmente si notamos algo inusual.

"Si se activa tu sistema de alerta, y comienzas a sentir mariposas en el estómago o se te erizan los vellos de la nuca, no entres en estado de negación", indica.

"Tu sistema de alerta puede identificar las situaciones de peligro mejor que tú. No lo ignores ni lo niegues, intenta identificar qué es lo que está mal".

Pero aún si planificas tu ruta y te mantienes atento a tu entorno, es posible que puedas terminar encontrándote en una situación peligrosa.  De ser así, Ben Keren nos recomienda estas tres estrategias de defensa:  

1. Detén, lastima, destruye, huye

Cuando alguien te ataca de forma violenta, hay cuatro tácticas que te ayudarán a protegerte y a lograr huir a un lugar seguro. Se trata de detener, lastimar, destruir y huir. 

Primero, pon tu mano en la cara de quien te ataca para detener el ataque.

"De ser atacado por sorpresa, tu primer objetivo debe ser hacer algo para detener o interrumpir el ataque de tu agresor", dice. 

"No apuntes a ninguna zona en específico, simplemente golpéale la cara con la mano de forma violenta y agresiva".

Mientras tus manos estén en la cara del agresor, rasguña y aprieta sus ojos para lastimarlo. 

"Después de haber 'detenido' el ataque, debes pasar a la fase de 'lastimar' y comenzar a causarle tanto dolor al agresor como te sea posible, así dejará de sentirse como el depredador y pasará a sentir que es la presa", indica.

Para la fase de "destrucción", usa la parte inferior de tu puño para golpear a tu agresor.

"A diferencia de tus nudillos, la parte inferior de tu puño no requiere ningún tipo de entrenamiento, por lo que podrás lanzar un golpe tan fuerte como puedas sin temor a lastimarte la mano", dice. 

"Para sobrevivir a un ataque violento, debes atacar de forma más violenta que la otra persona".

Golpea repetidamente al agresor hasta que tengas suficiente espacio para separarte y huir.

"Tu meta no es 'ganarle', sino detener el ataque e impedir que el agresor haga lo que sea que quiere hacerte", asegura Ben Keren.

2. Muerde

Si el agresor te agarra de manera que no puedes usar tus brazos para defenderte, intenta morderlo.

"Morder puede ser una forma muy efectiva de hacer que el agresor te de espacio, pues querrá alejarse del dolor", dice Keren. 

"Morder también puede servir para demostrarles a otros agresores que se encuentren en la escena que eres capaz de usar la violencia y que estás dispuesto a defenderte".

3. Mantente en tu ubicación inicial

A veces, el agresor intentará obligarte a desplazarte a otro lugar.  En este caso, haz todo lo que esté a tu alcance para mantenerte en el lugar inicial y no ir a donde quiera llevarte.

"Si alguien intenta llevarte de un lugar a otro, agárrate de lo que puedas para evitar que te muevan", aconseja.

"Mientras más tiempo hagas perder a tu agresor, más probabilidades hay de que se vea obligado a desistir del ataque. Si logras combinar esta estrategia con un ataque, tendrás muchas más posibilidades de sobrevivir".

Puedes encontrar más información sobre defensa personal proporcionada por Ben Keren aquí y aquí.  Además, su escuela ofrece una clase de defensa personal para mujeres en línea y de manera presencial en Boston

¿Qué haces para mantenerte a salvo cuando sales a correr?  ¡Escríbenos a @Reeboky cuéntanos!

 

Running / agosto 2017
Natalie Chladek, Global Newsroom
Etiquetas